Atrévete a salir de la zona de confort

¡Ay, la famosa zona de confort!

Todo el mundo habla de ella pero pocos se atreven a salir de ahí. 

¿Es tu caso? Pues tengo que comunicarte que si no te sientes cómodo con tu situación actual, es hora de empezar a plantearte cómo cambiarla, haciéndote dueño de tu propia vida.

Y es que al final se trata de eso… de responsabilizarte de lo que piensas, de lo que crees y de lo que proyectas, y por supuesto, de las acciones y decisiones que tomas.

PORQUE NADIE ES CULPABLE DE LO QUE TE PASA

Así que, siendo así ¿adivinas quién es la única persona que puede cambiar las cosas?

Tú, por supuesto.

Te invito a leer primero este cuento de Jorge Bucay que ilustra maravillosamente lo que intento transmitirte.

 

ANIMARSE A VOLAR

..Y cuando se hizo grande, su padre le dijo:


-Hijo mío, no todos nacen con alas. Y si bien es cierto que no tienes obligación de volar, opino que sería penoso que te limitaras a caminar teniendo las alas que el buen Dios te ha dado.


-Pero yo no sé volar – contestó el hijo.


-Ven – dijo el padre.


Lo tomó de la mano y caminando lo llevó al borde del abismo en la montaña.


-Ves hijo, este es el vacío. Cuando quieras podrás volar. Sólo debes pararte aquí, respirar profundo, y saltar al abismo. Una vez en el aire extenderás las alas y volarás…


El hijo dudó.


-¿Y si me caigo?


-Aunque te caigas no morirás, sólo algunos machucones que harán más fuerte para el siguiente intento –contestó el padre.


El hijo volvió al pueblo, a sus amigos, a sus pares, a sus compañeros con los que había caminado toda su vida. Los más pequeños de mente dijeron:


-¿Estás loco?


-¿Para qué?


-Tu padre está delirando…


-¿Qué vas a buscar volando?


-¿Por qué no te dejas de pavadas?


-Y además, ¿quién necesita?


Los más lúcidos también sentían miedo:


-¿Será cierto?


-¿No será peligroso?


-¿Por qué no empiezas despacio?


-En todo casa, prueba tirarte desde una escalera.


-…O desde la copa de un árbol, pero… ¿desde la cima?


El joven escuchó el consejo de quienes lo querían.


Subió a la copa de un árbol y con coraje saltó…
Desplegó sus alas.
Las agitó en el aire con todas sus fuerzas… pero igual… se precipitó a tierra…
Con un gran chichón en la frente se cruzó con su padre:


-¡Me mentiste! No puedo volar. Probé, y ¡mira el golpe que me di!. No soy como tú. Mis alas son de adorno… – lloriqueó.


-Hijo mío – dijo el padre – Para volar hay que crear el espacio de aire libre necesario para que las alas se desplieguen.


Es como tirarse en un paracaídas… necesitas cierta altura antes de saltar.


Para aprender a volar siempre hay que empezar corriendo un riesgo.
Si uno quiere correr riesgos, lo mejor será resignarse y seguir caminando como siempre

¿Qué te ha parecido?

Cuando intentamos salir de lo conocido siempre hay miedo…es normal, es humano y es una emoción con la que hay que lidiar. Nadie dijo que no haya que tener miedo, ya que es necesario para estar alerta ante posibles peligros. 

Pero la mayoría de las veces, ese miedo está basado en nuestras creencias, nuestras vivencias y en todo aquello que nos dicen los demás, como los amigos del pajarito, y que nos influye más de lo que debería, limitándonos en nuestro desarrollo personal.

¿Quieres mi consejo?

Porque normalmente lo que nos asusta es la incertidumbre a lo que hay al otro lado.

Pero ¿y si lo que hay allí es mucho mejor? Nunca lo sabrás si no te atreves a dar el salto.

Hay riesgos, por supuesto. Y habrá tropezones, caídas, y algún que otro rasguño o herida. La clave está en ver todo eso como parte del camino y del aprendizaje, y no como fracasos o malas experiencias.

Te aseguro que, si tú empiezas a caminar, el Universo te va poniendo a las personas y las situaciones adecuadas en cada momento para tu crecimiento.

¿De verdad te vas a quedar con la duda de que habría pasado si te hubieras atrevido?

¡Atrévete a volar! Yo te espero al otro lado…😉

Si te ha servido este artículo compártelo para que sea de utilidad a otras personas!

Gema y el equipo de CuidoDeMi te desean Salud y Éxito

Comparte!

Author: Gema Brun

De mente inquieta y desde siempre interesada en el estudio de las claves del comportamiento humano y el crecimiento personal, mi carrera profesional se desarrolla como Acompañante en Bioneuroemocion, estudios que he realizado en el Enric Corbera Institute. Además, durante los últimos años he cursado un posgrado en Coaching y PNL , he asistido a varios cursos de Mindfulness y Compasión y he realizado un Master en Inteligencia Emocional, ampliando de esta manera mis conocimientos en estos ámbitos. Mi principal motivación es acompañar a las personas en ese viaje al interior de sí mismas, a lo largo del cual podrán descubrir las claves emocionales que condicionan su vida, encontrar las herramientas y recursos para transcender esa información y conseguir un cambio de paradigmas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
A %d blogueros les gusta esto:
Malcare WordPress Security