La culpa la tienes tú

¿Cuántas veces has dicho y has oído esta frase?

La culpa la tienes tú.

La culpa la tiene… mi madre, mi hermano, la amiga, la prima, el profe, el vecino, el médico, el gobierno, los que mandan al gobierno o los siguientes…

 

Cuántas de las excusas de tu vida empiezan por la frase:

Porque menganito o porque sotanita…

No es una pregunta retórica. Plantéatelo seriamente:

Cuántas veces, hablando de tus problemas personales con tus amigos, vecinos o compañeras les explicas que no llegas a fin de mes por que tu empresa, o el mercado, los políticos, tu mujer o tus hijos…

o que tu gastritis no mejora porque el médico, o la seg. soc., o porque la comida de tu  suegra…

o te has peleado con un amiga, porque su marido no se qué, o la vecina rubia no sé cuántos…

si se ha estropeado el coche es porque el mecánico, si me duele la espalda es por el colchón, que si el peluquero me deja mal el pelo, el banquero me tima con el interés y llegué tarde por la conductora del autobús… bla bla bla

Que si que si fulanito que si menganita. Cualquiera tiene la culpa de lo que sea, menos nosotros.

Te reconoces en esooo?? Sï verdad??

¿¿Pues sabes qué…??

Dime las culpas que echas a los demás, y te diré lo mediocre o excelente que es tu vida.

Tu nivel de mediocridad es directamente proporcional a las culpas que echas a los demás sobre lo que no está yendo bien en tu vida. Cada vez que te quejas, y le echas la culpa de tu queja a alguien, te hundes más y más en la mediocridad.

Nunca podrás disfrutar de una vida excelente si no tomas la responsabilidad de tus circunstancias.

 

La importancia de la Responsabilidad

Alguien me dijo un día:

Cada vez que señalas a alguien con el dedo, hay al menos otros 3 dedos señalándote a ti.

Y en los últimos años, al ir integrando el sentido del 100% de responsabilidad, he entendido que cada vez que en nuestra mente pensamos que alguien o algo nos está “fastidiando” la vida, hay al menos 3 cosas que nosotros podemos hacer para cambiar el resultado, sin depender de la persona o situación que nos está supuestamente fastidiando.

La responsabilidad es la primera de las 3R de nuestro método 3R-Life

La ponemos en primer lugar porque es la primera base de unos cimientos fuertes.

Junto a las otras 2 R forman los fundamentos de una salud excelente. Y una salud excelente es la base de una vida próspera y gratificante, de la que disfrutes cada día.

Hacerte cargo y aceptar, que todo lo que sucede en tu salud depende de ti, marcará un antes y un después en tu salud y en toda tu vida.

Piensa que cuidar de uno mismo es algo que va más allá de lo físico, cuidar de ti mismo es también tener cuidado de lo que entra en tu mente y en tu corazón.

Por eso cuando tomas responsabilidad de tu salud, afecta de manera positiva también a tu economía y a tus relaciones, todo está interconectado, por lo tanto el beneficio alcanza a toda tu realidad, mejorando tu calidad de vida en todos los sentidos.

 

Aceptar vs Tomar responsabilidad en mis asuntos

Aceptar la responsabilidad es aceptar que todo lo que te sucede es creación tuya. Incluso aquello que pudiera parecer que son otros los que lo hacen mal, o tienen la culpa.

Que ellos estén ahí para “fastidiarte” la vida, es creación tuya.

¿¿Esto puedes aceptarlo?? ¡¡Es imprescindible!!

El cambio no pasa en un instante, ni es inmediato, de hecho es posible que no te resulte tan sencillo aceptarlo todas las veces y también puede que te lleve algún tiempo ir acostumbrándote.

Pero es imprescindible aceptar la responsabilidad para iniciar el camino de una recuperación definitiva. Solo así puedes lograrlo.

De vez en cuando te encontrarás situaciones más extremas que te cuesten más de aceptar. la vida estará probando esta nueva actitud que tienes, para ver si es profunda y verdadera.

Y cada vez resulta más fácil y rápido aceptar que todo lo que vivimos, es parte de nuestra creación personal.

Obviamente, en co-creación con la realidad de los otros. Y ese es otro tema.

 

Tomar responsabilidad, es tomar alguna acción para cambiar esa situación que no nos gusta, que nos molesta o nos perjudica.

Cuando tomo responsabilidad, tomo las riendas, empiezo a dirigir mi propia vida.

Busco opciones, posibilidades y tomo decisiones. 

Mientras no hago esto, mi vida depende de lo que en mi entorno hagan o digan, mi estado de ánimo y mis posibilidades estarán en manos de otros.

Eso es terrible. Imagínate.

Imagínate que tu vida, tu bienestar, tu felicidad y por supuesto tu salud, dependen de todos a tu alrededor… Ahí no tienes más que esperar que una vida mediocre.

Pero sé que tú quieres una vida feliz, una vida que disfrutes, una vida que te motiva a levantarte cada mañana con alegría y entusiasmo de lo que harás ese día. Sea lo que sea.

Ojo que aquí no me meto yo en lo que sea para ti una vida mediocre o feliz.

Esa es otra buena pregunta para ti hoy…

¿Qué es para ti la felicidad? ¿Cuál es el bienestar y la calidad de vida que echas de menos en tu día a día, en este momento?

Solo puedo decir. Si te estás quejando, tu vida es mediocre.

La queja es falta de responsabilidad, es una energía de baja vibración. Atrae a tu vida todo aquello de lo que más te quejas una y otra vez, para que sigas teniendo motivos de lo que quejarte.

Eso es la ley de causa y efecto.

Con el agradecimiento pasa lo mismo. Cuando estás en la energía del agradecimiento, estás en la aceptación y es una energía de alta vibración. Atraerás a tu vida más cosas por las que estar agradecido.

¿Qué prefieres?

Tener en tu vida más cosas para quejarte o más cosas para agradecer.

Voy a dar por hecho que contestas “Cosas para agradecer” sino, apaga y vámonos jaja

Entonces, la toma de responsabilidad te sirve perfectamente para ese momento. Y ahora decides, desde tu responsabilidad, empezar a quejarte menos y agradecer más.

Para qué..???

Para atraer más cosas que agradecer, y menos de las que quejarte.

O prefieres seguir quejándote y echando las culpas a otros???

También está bien, pero entonces, no estás en el lugar adecuado, aquí te acompañamos para conseguir una salud excelente, y salir así, de una vida mediocre.

 

La pregunta es… ¿Qué quieres tú?

¿Una vida mediocre o una vida excelente? De ti depende.

Me alegra haber charlado contigo

Anabel y CuidoDeMi te desean, salud y éxito

 

Comparte!

Otros usuarios también se interesaron en estos artículos:

Author: Anabel

Promotora de Salud Holística, coach, emprendedora, escritora, eterna estudiante........ Mi pasión es hacer llegar al mayor número de personas posible, la oportunidad de vivir y morir sanos, satisfechos y realizados, a través de una forma de vida natural, desde la consciencia, desde el conocimiento de uno mismo, de su entorno y de sus posibilidades......... Creo que la prosperidad es holística y que es posible. Y creer es crear............. En el Coaching y la PNL he encontrado herramientas muy valiosas y eficaces para la transformación personal, y empezando por mí, he descubierto el valor de servir y apoyar a quienes conscientemente desean transformar su vida y disfrutar lo que le queda............ En CuidoDeMí nuestro enfoque está puesto en la salud, porque creemos que es la base de una prosperidad holística.............. Personalmente, la Cultura de la Salud, la Misión de Vida y la Prosperidad Financiera, son ahora prioridades para mí............ Anabel - DdC en CuidoDeMi.com

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
A %d blogueros les gusta esto:
Malcare WordPress Security