Lo que crees, creas

Muchas veces no podemos entender por qué vivimos ciertas situaciones o pasamos dificultades antes las cuales no encontramos solución o no sabemos cómo actuar. El ejercicio que deberíamos hacer es pararnos a pensar qué estamos proyectando para atraer ese tipo de situaciones.

PORQUE LO QUE CREES, CREAS

Y es que, como ya hemos comentado varias veces en Cuido de Mí, somos co-creadores de nuestra realidad.

Por supuesto, esa proyección sucede, en su mayor parte, a un nivel inconsciente, debido a todas esas creencias que han quedado allí instaladas. Y que nos condicionan en todo aquello que pensamos que no podemos lograr, o que no somos capaces de hacer, o incluso que no nos merecemos.

Para ilustrar esto un poco mejor, aquí te dejo el cuento del monito Bob:

EL MONITO BOB

 

 

Había una vez un mono llamado Bob. Bob era un monito como otro cualquiera.

Aunque sus padres no le dejaban hacer muchas cosas que hacían los demás monitos de su edad. No solía ir a jugar con los demás monitos, pues los padres temían que se pudiera caer y hacerse daño, o que se perdiera de árbol en árbol, o que viniera un lobo y se lo comiese.

A Bob, cuando era pequeño, no le importaba que no le dejasen ir a jugar con los demás monitos, pues prefería estar en brazos de su mamá. Pero cuando fue creciendo y veía como los demás monitos jugaban juntos y saltaban de árbol en árbol, Bob se ponía triste, pues él quería hacer lo mismo y jugar con ellos.

– Mamá, ¿puedo ir a jugar con ellos, por favor? – le preguntaba Bob.

– No, cariño, mejor quédate aquí conmigo, puedes caerte y hacerte daño – le decía su madre.

– Pero mamá, si yo puedo saltar, ¡mira! – y Bob le enseñaba como lo hacía.

– ¡Bob, para! que me da miedo. Aún eres pequeño. Si quieres hacer algo, dímelo y yo voy contigo.

– ¡Quiero coger una banana! – dijo Bob.

– Mejor quédate aquí con papá, que yo te la alcanzo – le contestó su madre.

Bob se enfurecía, pero al fin y al cabo, si su madre pensaba que no podía hacerlo, a lo mejor era verdad.

Por lo que se fue acostumbrando a que sus padres le hicieran las cosas. Si Bob tenía sed, su madre iba al lago y le traía agua, si Bob tenía hambre, su madre subía a la rama más alta y le traía bananas.

Cuando llegó la hora de ir al cole, Bob se puso muy contento y se sentó en la primera rama de la clase para estar más cerca de su profesor. De pronto, le entraron ganas de beber y entonces levantó la mano y le dijo al profesor:

– Tengo sed, profesor, quiero que me traigan agua, por favor.

El profesor sorprendido le dijo:

– Bob, si tienes sed, ve al lago y bebe agua.

Bob pensó que el profesor no entendía lo que le pasaba y se lo explicó:

– Profesor, yo no puedo ir al lago a coger agua, porque puedo caerme. Yo no puedo saltar de rama en rama, no sirvo para eso.

Cuando escucharon eso, todos los niños de la clase se rieron, y el profesor mandando a todos a callar, le dijo a Bob:

– Bob, tú tienes dos piernas y dos brazos con los que agarrarte a las ramas. Tus piernas y tus brazos son fuertes y están en perfecto estado. No les pasa nada, así que estoy seguro de que podrás agarrarte de rama en rama e ir al lago a beber.

Bob, que se sentía incomprendido, calló y no dijo nada más. Pensó que ya se le quitaría la sed.

Pero cuando llegó el momento de ir al comedor, todos los demás monos saltaron de rama en rama y se fueron al bananero más alto y con más ricas bananas. Bob pidió de nuevo al profesor que le trajera una banana, que él no podía ir, ya que él no podía saltar, pues si saltaba se caería y se haría mucho daño.

El profesor incrédulo le dijo que si quería ir a comer tendría que intentarlo. Que todos los monos saben saltar porque es como andar para los humanos y que si no lo intentaba, no lo sabría.

Bob que tenía mucha hambre y sed, se llenó de valor, y se fue a la rama más cercana y saltó. Para su sorpresa, vio como se había agarrado a la rama y no se había caído. Así que se dispuso a saltar a la siguiente rama, que estaba un poco más lejos y se agarró también, y así poco a poco empezó a subir. Y sin darse cuenta y lleno de alegría, llegó al comedor, donde todos sus amigos y su profesor le aplaudían llenos de orgullo ante aquel monito que había superado sus miedos y sus inseguridades.

¿Qué te ha parecido? No dudes en hacernos llegar tus comentarios, estaremos encantadas de responderte!

Y si quieres saber más sobre las creencias y el inconsciente, no te pierdas estos artículos:

Las leyes del inconsciente

¿Qué es una creencia limitante y cómo afecta a tu vida?

 

Gema y el equipo de CuidoDeMi.com te desean Salud y Éxito

Comparte!

Author: Gema Brun

De mente inquieta y desde siempre interesada en el estudio de las claves del comportamiento humano y el crecimiento personal, mi carrera profesional se desarrolla como Acompañante en Bioneuroemocion, estudios que he realizado en el Enric Corbera Institute. Además, durante los últimos años he cursado un posgrado en Coaching y PNL , he asistido a varios cursos de Mindfulness y Compasión y he realizado un Master en Inteligencia Emocional, ampliando de esta manera mis conocimientos en estos ámbitos. Mi principal motivación es acompañar a las personas en ese viaje al interior de sí mismas, a lo largo del cual podrán descubrir las claves emocionales que condicionan su vida, encontrar las herramientas y recursos para transcender esa información y conseguir un cambio de paradigmas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
A %d blogueros les gusta esto:
Malcare WordPress Security