Mindful Eating: Alimentación consciente

Hoy en Cuido de Mí, te vamos a hablar del Mindful Eating, o lo que es lo mismo, la alimentación consciente.

Ya hemos explicado en varios artículos anteriores en que consiste Mindfulness: vivir el aquí y ahora, con atención plena y sin juzgar la experiencia.

Si esto lo llevamos a la alimentación, vendría a ser disfrutar de la comida de forma consciente y sin tener remordimientos. Y para eso, lo primero que debemos hacer es distinguir cuando el hambre que sentimos es física o es emocional.

Según Javier García Campayo, psiquiatra en el hospital Miguel Servet de Zaragoza y coordinador del Máster de Mindfulness en la Universidad de la misma ciudad:

Se trata de una filosofía que nos invita a llevar nuestra atención momento a momento en ámbitos relacionados con la alimentación, es decir, significa elevar nuestra consciencia observando nuestros patrones de ingesta con curiosidad y aceptación, siendo conscientes de cómo tomamos las decisiones de qué alimentos comer, cómo y cuándo

La mayoría de las veces no nos paramos a disfrutar de ese momento de la comida, siendo realmente conscientes de lo que decidimos comer, de su textura, su olor, su sabor, y nos limitamos a ingerir los alimentos a toda prisa. Muchas veces incluso, nos encontramos con el plato vacío delante de nosotros y si nos preguntaran, no sabríamos ni cómo hemos terminado con todo lo que había en él.

Se ha convertido en un hábito que realizamos de manera inconsciente, como conducir o tantos otros a los que ya no prestamos atención.

Y lo que no tenemos en cuenta es que, en muchas de las ocasiones, no comemos por hambre física, sino por hambre emocional. Aprender a diferenciar cuando es una u otra es esencial para poder llegar a comer conscientemente cambiando así nuestra forma de relacionarnos con la comida.

¿Cuántas veces has comido solo porque era la hora de comer, porque estabas aburrido o porque simplemente no sabías qué hacer?

Si somos capaces de pararnos a pensar por un momento antes de ingerir algún alimento, y reflexionar sobre las verdaderas necesidades que nos llevan a hacerlo, estaremos avanzando en el camino del Mindful Eating.

Y si, una vez que las hemos descubierto y decidimos comer, le ponemos toda la atención a ese momento, ¿no te parece que podemos disfrutarlo mucho más?

Beneficios del Mindful Eating

Vamos a hacer un repaso de todos los beneficios que puedes conseguir poniendo en práctica el Mindful Eating:

  • Desarrollas la capacidad de elegir cuándo comer, qué comer y cuánto comer.
  • Eres capaz de distinguir si es hambre realmente física o existe alguna necesidad emocional detrás que estás intentando cubrir. A veces la comida se usa para sentirse mejor, o para aliviar la tristeza, el aburrimiento, el estrés…
  • Evidentemente, al comer con atención plena disfrutas mucho más de la comida y aumenta tu concentración.
  • Permite controlar mejor tu peso y perderlo si es necesario, ya que al pararte a disfrutar de lo que estás comiendo practicas el auto-control y además eres capaz de detectar cuando estás realmente saciado y parar.
  • Ya no existen alimentos prohibidos sino que tú decides comer algunos solo esporádicamente y decides también la cantidad.
  • Y por supuesto ayuda a reducir la ansiedad, ya que al dejar de comer de forma compulsiva eres más consciente de tus emociones y se reduce ese estrés.

Tips para practicar Mindful Eating

Aquí te traemos algunos tips sencillos para empezar a practicar la alimentación

consciente desde ahora mismo:

  1. Intenta comer siempre sentado en una mesa, y no de pie o deprisa y corriendo.
  2. Antes de sentarte, despeja la mesa de cualquier otro elemento que pueda distraer tu atención (el móvil, el mando de la tele, el reloj, etc)
  3. Define un espacio para ti destinado a comer, incluso aunque estés solo.
  4. Utiliza utensilios y vajilla que te motiven y te gusten.
  5. Tómate un momento para ajustar la iluminación de manera que te sientas a gusto.
  6. Considera la idea de poner algo de música relajante mientras comes.
  7. Intenta desconectar el modo “multitarea” durante el rato de la comida.

¿Qué te han parecido todos estos consejos? ¿Difíciles de llevar a cabo?

Quizás al principio pueda parecerlo, sobre todo con el ritmo de vida que habitualmente llevamos. Pero los beneficios bien merecen la pena ¿no te parece?

Te invitamos a leer también estos artículos relacionados:

Mindfulness: vivir aquí y ahora

Cómo practicar Mindfulness a diario

Práctica Mindfulness en 3 minutos

Si te ha gustado este artículo y te ha parecido útil, ya sabes, ¡no dudes en compartirlo!

Gema y el equipo de CuidoDeMi.com te desean Salud y Éxito

Comparte!

Author: Gema Brun

De mente inquieta y desde siempre interesada en el estudio de las claves del comportamiento humano y el crecimiento personal, mi carrera profesional se desarrolla como Acompañante en Bioneuroemocion, estudios que he realizado en el Enric Corbera Institute. Además, durante los últimos años he cursado un posgrado en Coaching y PNL , he asistido a varios cursos de Mindfulness y Compasión y he realizado un Master en Inteligencia Emocional, ampliando de esta manera mis conocimientos en estos ámbitos. Mi principal motivación es acompañar a las personas en ese viaje al interior de sí mismas, a lo largo del cual podrán descubrir las claves emocionales que condicionan su vida, encontrar las herramientas y recursos para transcender esa información y conseguir un cambio de paradigmas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
A %d blogueros les gusta esto:
Malcare WordPress Security