Mindfulness para la ansiedad

Como ya te hemos venido contando en varios artículos de nuestro blog, Mindfulness es una herramienta que tiene múltiples utilidades y aplicaciones para hacer nuestra vida diaria mucho más fácil y llevadera.

Pero además, también sirve de terapia para algunas enfermedades tan habituales hoy en día, como la ansiedad.

Un elevado porcentaje de la población padece de ansiedad, ya sea puntualmente en forma de crisis, como de manera continuada.

A veces tenemos identificado el motivo por el que aparece, por lo cual, una vez desaparecido el origen, el síntoma  o las crisis también suelen remitir.

Pero en otras ocasiones, la ansiedad se instala en nuestra vida de manera perenne, y si nos preguntaran, ni siquiera sabríamos responder en qué momento se convirtió en esa molesta compañera de viaje.

Vivir en el momento presente: clave para remediar la ansiedad

Recordemos primero el significado de Mindfulness:

Mindfulness significa prestar atención a la experiencia del momento presente con atención plena, de manera consciente, sin juicio, con interés, curiosidad y aceptación

Parece fácil ¿verdad?

Pero ¿cuántas veces lo hacemos realmente? Pues casi nunca….

Lo más habitual es que estemos enganchados a algún pensamiento del pasado o del futuro y olvidemos vivir el momento presente, que es lo único que tenemos realmente.

Y ¿qué pasa si nos anclamos en el pasado?

Que podemos llegar a tener una DEPRESIÓN.

¿Qué ocurre si nos preocupamos en exceso por el futuro?

Que se viene a vivir con nosotros la ANSIEDAD.

 

Si este es tu caso, hoy te proponemos un sencillo ejercicio de Mindfulness para comenzar a trabajarla y poder gestionarla mejor.

Te dejo con él.

Transcripción

Este ejercicio de Mindfulness para la ansiedad es perfecto para empezar a iniciarse en esta práctica. Consiste en tan solo 1 minuto durante el cual debemos centrarnos en nuestra respiración.

Siéntate con la espalda erguida, con los brazos y piernas en reposo y los ojos abiertos. Inspira aire por la boca tratando de hinchar el abdomen y exhala por la boca. Mientras realizas el ejercicio, trata de centrarte al máximo en la respiración. Siente cómo el aire entra, inunda tus pulmones y, posteriormente, sale al exterior por tu boca.

Seguramente te distraerás y te darás cuenta de que estás pensando en otra cosa. No te preocupes, es completamente normal. Vuelve a centrarte en la respiración y en ejecutar el ejercicio correctamente.

Si ves que no logras concentrarte tras varios intentos, abandona el ejercicio y prueba a realizarlo más tarde.

¡Quizás este no sea el momento adecuado!

Puedes aprender más sobre Mindfulness visitando estos otros artículos:

Mindfulness: vivir aquí y ahora

Cómo practicar Mindfulness a diario

Si te ha servido este artículo compártelo para que sea de utilidad a otras personas 😉

Gema y el equipo de CuidoDeMi te desean Salud y Éxito

Comparte!

Author: Gema Brun

De mente inquieta y desde siempre interesada en el estudio de las claves del comportamiento humano y el crecimiento personal, mi carrera profesional se desarrolla como Acompañante en Bioneuroemocion, estudios que he realizado en el Enric Corbera Institute. Además, durante los últimos años he cursado un posgrado en Coaching y PNL , he asistido a varios cursos de Mindfulness y Compasión y he realizado un Master en Inteligencia Emocional, ampliando de esta manera mis conocimientos en estos ámbitos. Mi principal motivación es acompañar a las personas en ese viaje al interior de sí mismas, a lo largo del cual podrán descubrir las claves emocionales que condicionan su vida, encontrar las herramientas y recursos para transcender esa información y conseguir un cambio de paradigmas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
A %d blogueros les gusta esto:
Malcare WordPress Security