¿Por qué sufrimos?

¿Por qué sufrimos?

Una pregunta con muchas posibles respuestas ¿verdad?. Estoy segura de que si hago una lista te sentirás identificado con unas cuantas.

Vamos a comprobarlo:

  • Porque la vida es injusta.
  • Porque a veces me pasan cosas malas.
  • Porque tengo problemas de salud.
  • Porque me preocupo por la gente que quiero.
  • Porque he perdido a personas que me importaban.
  • Porque me va mal en el amor.
  • Porque tengo mala suerte.
  • Porque, porque, porque……

¿A qué podrías añadir alguna más?. Pues claro que sí, porque siempre encontraremos motivos más que de sobra para sufrir.

Y es que muchas veces identificamos el sufrimiento incluso con algo positivo, porque si sufrimos es que algo nos importa.

¿Y si te digo que lo más sano emocionalmente hablando es no anclarse a ese sufrimiento y aprender a relacionarnos de otra manera más positiva con nuestras emociones?.

Porque recuerda:

Cuando ocurren eventos “negativos” como puede ser la muerte de un ser querido o una ruptura amorosa por ejemplo, evidentemente se siente dolor y eso es inevitable. Pero de ti depende el tiempo que prolongues ese dolor y cómo lo gestiones.

Es tu responsabilidad

Has oído bien, es tu responsabilidad, depende de ti sufrir más de lo necesario. Y es que para mí hay dos factores fundamentales que nos anclan al sufrimiento de manera indefinida:

1-LA ACEPTACIÓN

O más bien, la no aceptación. Como diría Joan Garriga:

“LA VIDA NO NOS DEJA EN PAZ”

Es cierto, la mayoría de las veces la vida no es como nos gustaría que fuera ni cómo habíamos imaginado que tendría que ser para nuestra felicidad, pero no es eso lo que nos hace sufrir sino la NO ACEPTACIÓN de lo que ocurre, o de cómo son las personas que forman parte de ella.

Nos creamos expectativas respecto a todas las áreas de nuestra vida (amor, trabajo, familia, amigos…) y si estas no se cumplen nos sentimos decepcionados, enfadados, traicionados, porque la vida no sigue el plan que nosotros habíamos trazado.

Si aprendemos a ACEPTAR que cada cosa que vivimos es parte de nuestro camino, de nuestro proceso, de nuestro aprendizaje, el sufrimiento desaparece. Si cambiamos el “¿por qué me pasa esto?” por “¿para qué me pasa esto?”, todo, absolutamente todo adquiere otra perspectiva y otra visión.

¡PRUÉBALO!

2 – LOS PENSAMIENTOS

Reflexiona un momento, cuando te ocurre algo “negativo”, ¿realmente sufres por lo que ha pasado, por el hecho en sí mismo?.

¿O es lo que piensas una y otra vez sobre lo que ha pasado lo que te hace sufrir?

Y ahora imagina que ese evento ha sucedido y una vez que ha pasado, no vuelves a

dedicarle ni un solo pensamiento. ¿Crees que estarías sufriendo?. Sería bastante complicado ¿verdad?

Lo mismo ocurre cuando anticipamos acontecimientos que todavía no han ocurrido pero “podrían” ocurrir. ¿Qué sentido tiene eso?.

Es más, ¿qué es realmente preocuparse?. Pues yo te lo voy a decir:

PREOCUPARSE = PRE – OCUPARSE

O lo que es lo mismo, ocuparse antes de tiempo.

Sí, lo sé, estamos educados para pensar y para mantener la mente en continuo funcionamiento, como si fuera una lavadora. Y sí, lo sé también, es prácticamente imposible librarse de los pensamientos o dejar la mente en blanco.

Pero es que ni siquiera se trata de eso, lo verdaderamente importante es ACEPTAR que esos pensamientos han llegado a tu cabeza, que están ahí, RECONOCER que no son tuyos, que los puedes dejar pasar y DESAPEGARTE de ellos sin ningún juicio, deseándoles buen viaje.

Cuanto más practiques con ellos, más fácil te será y más rápidamente se alejarán de tu mente cada vez que se instalen en ella. Porque lo harán, por supuesto. Pero tú sabrás gestionarlos de otra manera.

¿Cómo consigo desapegarme de los pensamientos?

Como ya viene siendo habitual en nuestro blog te aconsejamos la práctica de Mindfulness como uno de los métodos más efectivos para aprender a relacionarte de una manera mucho más saludable con tus pensamientos y con tus emociones.

No te pierdas estos artículos y prácticas que puedes llevar a cabo de manera diaria o cada vez que sientas que lo necesitas:

Mindulness: vivir aquí y ahora

Practica Mindfulness en 3 minutos

Si te ha gustado el artículo, no dudes en compartirlo para que pueda ayudar a más gente!

Gema y el equipo de Cuido de mi te desean Salud y Éxito.

Comparte!

Author: Gema Brun

De mente inquieta y desde siempre interesada en el estudio de las claves del comportamiento humano y el crecimiento personal, mi carrera profesional se desarrolla como Acompañante en Bioneuroemocion, estudios que he realizado en el Enric Corbera Institute. Además, durante los últimos años he cursado un posgrado en Coaching y PNL , he asistido a varios cursos de Mindfulness y Compasión y he realizado un Master en Inteligencia Emocional, ampliando de esta manera mis conocimientos en estos ámbitos. Mi principal motivación es acompañar a las personas en ese viaje al interior de sí mismas, a lo largo del cual podrán descubrir las claves emocionales que condicionan su vida, encontrar las herramientas y recursos para transcender esa información y conseguir un cambio de paradigmas.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
A %d blogueros les gusta esto:
Malcare WordPress Security